Che,bandoneón!


Ilustración Maria Jose Daffunchio

Cuesta desprenderse del vacío. Cuesta vencer la horrorosa sensación que sobreviene al asumir que nunca se podrá tomar distancia del vacío, llenarlo con otra cosa. No hay quien logre asimilar esa experiencia, aprender de ella antes de que aparezca un nuevo y desmemoriado vacío para suplir al anterior. Quienes ignoran porqué el corazón les late tan pero tan vacío, o el paladar les trae ese deseo exquisito de la vacuidad cada dos por tres -placer mórbido e instintivo que siempre insiste en volver- tampoco saben que se han hecho acreedores al vacío a perpetuidad, ya sea por derecho, ya sea por opción. Aunque la mayoría de las veces regresarán a él con la íntima y culposa certeza de que no hay nada, además de vacío, acechando en los fueyes de todo y cada bandoneón.

Federico Leicht

Anuncios

2 Respuestas a “Che,bandoneón!

  1. La nada anida dentro de nosotros como un gusano, más o menos así dice Sartre. Por tanto desprenderse del vacío es un imposible, todo el tiempo estamos anonadándonos; percibirlo da miedo y asco. No es opción ni derecho, es inexorable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s