Payaso


Tu vida.

Payaso.

Siempre te acordás cuando
tu mamá,
dulce hija de puta,
te decía que eras un payaso.

Un fracasado que sólo serviría
para esclavo en una cadena
internacional de cualquier cosa,
pero en el fondo.
Atrás, oculto, para que no te vieran.

Porque sos un payaso.

Un payaso patético,
triste, agobiante.

Así como el que hacía
Marcos Zuker.
¿Te acordás?
Patético.

Así te decía.

Vas a terminar tirado en una zanja.
Fraude.
Y se echaba la culpa.
Y eso te hacía peor.

Payaso.

Y, ¿sabés una cosa?…

Tenía razón.

Lucas López Martín

payaso

Druga


naranja 001-crop

Ilustración María José Daffunchio

Parate derecha y sacate el gestito de soberbia de la cara; ahora girá de costado con suavidad de bailarina guerrilera o combativa. Callate mejor, y continuá la frase que te vamos a decir. A ver, cambiate los zapatos de puntera y calzate un poco de pasto de este no jardín sobre la planta de tus pies para que sientas lo frágil de la violencia.
¿Qué vamos a hacer con esta cabeza? Si sos una mal contestada, rabiosa de la sociedad ¿con qué fin, chiquilla? No te calmes, porque sos mejor con esa libertad que no se comprende en general. Ahora ayudanos a crearte descriptiva, no tuerzas la boca y tratá de no dormir de pie sin desmayarte. Enterate en el exilio del insomnio que las deudas de agravios hacia la imaginación simbólica de deseos golpeados por tus bastones aún siguen en vigencia, espiando días y oscuridades mal alumbradas. Ya sabemos que tus ojos se acostumbran a cualquier penumbra, pero hoy no es el caso, o al menos este momento no es el apropiado para que te aclimates a los caprichos de la lengua.
Sentate en el rincón mirando la pared y aspirá la humedad de tu elegancia, relajate y si podés, de a poquito, andá diciéndonos qué tenemos que hacer con los códigos de fetiches.
Hoy, aunque creas que es inverosímil, podés acuchillar y golpear a la ingenuidad que dio vida a esa inocencia que todos están esperando de tus brazos ¡cómo si fuera a convertirse en real!
Bueno, relajate, de verdad relajate y prestá atención a este alrededor mugriento. Y te lo decimos porque a pesar de tus ataques y de tu ira volátil y ponsoñoza, no queremos que te ensucies tu trajecito blanco.

¿Podemos ser tus drugos?

Nunca serán mis drugos. La mierda los alimenta, la mierda como yo. No tienen el espíritu para ser drugos. Pero yo no puedo vivir sin ustedes y ustedes sin mí. Somos el báculo y el anciano. Indivisibles. Porque somos unos hijos de mil putas tan hermosos que nos adoran. Ustedes, mierdas, besan nuestros scharros. ¡Schutos, schutos que creen que nos detendrán!
Tenemos nuestros drugos, nuestro velocet, un poco de clebo, un schlaga en nuestras rucas y estamos para imponer el nuevo orden mundial. Porque somos poderosos. Somos el rasdrás de los malchicos. Vamos a cracar sus sociedades inmundas. Pero…
No sé. No escucho el chumlar de mis drugos. Ya no los veo a mi lado. Ustedes, militsos sin chapa, ustedes, cerdos merscos. Algo tienen que ver. ¿Dónde están mis drugos?. ¿Qué hicieron con los sueños de unodos ultraviolento?. Velocet, lubilar, esa es la vida. Pero hace un tiempo que no los veo. Oh, drugos, oh, amigos. Compañeros. ¿Qué se habrán hecho?, ¿dónde andarán?.
¿Seguimos así?
¿Nos van a querer así?
¡Mis drugos!
¿Está bien el maquillaje?
Ah, pero sí… ahora que los veo mejor. ¡Mis queridos amigos!Eran ustedes escondidos tras los reflectores. Con esos guardapolvos nos los había reconocido. ¿Son ustedes, mis adorados? Son ustedes, plenios. Placar, pitear, es lo nuestro. Lo ultraviolento es lo que nos dejan hacer. Es lo que debemos hacer. Somos sus amigos, sus drugos. Porque ahora (siempre, quizás). Ahora nos quieren, así, salvajotes y bien peinados. Rompiendo las cosas marcadas con X para que tiemblen los inocentes y compren los idiotas. ¡Vamos, mis hermosos! ¡Vamos que este svuco es tan starrio como vuestras putas madres!.
Sí, claro que pueden. Siempre lo fueron.
Micaela Gatti Y Lucas G. López Martín

Pánico


945742_10201393234093389_1001287454_n
(“Y el hombre respondió: La mujer que me diste
por compañera me dio del árbol, y yo comí” Génesis 3:12)

Cuando despertó de aquel sueño agitado, no supo si fue un sueño.
Como aquello de la mariposa.
Estaba confundida. Se levantó y sacudió el polvo del que estamos hechos de su cuerpo de mujer. En el sueño ella moría. Así de simple. Y en la vigilia sentía que su cuerpo ya no funcionaba. Sí, caminaba, respiraba y palpitaba, pero no funcionaba. Las sensaciones del entresueño, de la duermevela, son las del recienvenido. Y así estaba ella.
Transpirada y taquicárdica. Asustada. Con irrefrenable lentitud, su corazón –vivo, claramente- comenzó a latir con furia. Horriblemente. Sintió, nuevamente, aquella vieja sensación. Pensó que había huido, que había escapado. Ya sabía cómo era, ya tenía en su memoria las sensaciones y los pensamientos. Pensó, pero pensar, no sirve. El olor de la muerte que se acerca niega el pensamiento. Agitación, sudor y fiebre. Fármacos. ¿Dónde están?, puta, dónde mierda los dejé. La opresión crece. El pecho estalla. El corazón ya vuela en su palpitar. Duele. Duele el plexo. Muere.
La muerte se divierte en este tiempo. Ella sufre y se retuerce. Llora agarrada a ese dolor que no quiere reconocer. Tiene miedo. Pero no siente miedo. Siente dolor. Dolor de morir. Dolor de saber que no morirá. Pero saber que muere.
Lentamente, el pecho vuelve a aquietarse. Se relajan las pulsaciones y la solvencia retorna. Prende un cigarrillo, se tensa igualmente. Qué imbécil, por favor. No te puedo creer otra vez… mierda.
La culpa se derrama sobre ella. El miedo la agobia. Y llora, como cuando era chica y se gestó, sin saberlo, este miedo que los años guardaron en una cajita y que regresa para atormentarla, para adolescerla siempre, como Sísifo, como Tántalo.
Y ahora, el vacío. La calle lejana, allá abajo, con su mar de gente, con sus vidas felices –para ellas siempre la vida de los demás es feliz-, la llamaba. Su pie subió la baranda. Y tembló. Y, acurrucada, como en tiempos inmemoriales, cuando nada existía más que el agua y el calor, se tiró a llorar, desconsoladamente y sola.

Lucas G. López

Enfermera


Verdes ojos,
dulces símbolos de esperanza.
(Sueños inútiles
del que sufre, del que entabla
la desigual batalla ante la muerte)
Verdes ojos que guardan
esa -énfasis, “esa”- mirada.

Como si fueras una novia
solícita, deliciosa,
amada y amante,
espera tus pasos,
anhelante, el paciente;
pasos que anuncien
milagros de sanidad.

Como una madre,
silente y calma,
que acomoda los enseres
del cuidado,
la preservación del dolor.

Como un padre,
severo autoridad,
pone límite al apasionado
sufrir, al dolor sensitivo,
con recias y fortalecedoras
palabras que dan seguridad.

Pero no es una novia,
ni un padre, ni una madre.
El sadismo y la crueldad,
ahuecan tu pecho,
oh, psicópata.

El sufrimiento ajeno
es tu alimento,
tu salud,
tu gracia,
tu bendición.

No dudas de tu porción
de paraíso por tu oficio,
pero, en el fondo de tu alma
(llamémosla así, poetas),
en la cenagosa oscuridad
de tu mente,
el goce por no
sufrir el dolor ajeno
te hace, simplemente,
siniestramente,
oscuramente,
feliz.Lucas G. López Martín
enfermera 001

←…|…→ ( post mortem)


Balbuceando unos versos en francés, el viejo oficial de depósito, soñaba un sueño inconcluso.
¿Dónde quedaron los retazos de albores matinales, vitales? ¿Dónde quedó la sonrisa del sexo sudoroso y la muerte vengada?
“Ainsi ton ame qu’incendie l’éclair brulant des voluptés S’élance, rapide et hardie, vers les vastes cieux enchantés.”
Encerrado en sus cielos abrumados, ella volvía dudosamente real a surtirle un chorro de amor.
Y él,tan claro, tan deseoso del bien, babeaba esos versos repetidos de memoria.
Siempre fue una vida de subir escaleras sin mirar, sin saber adónde, una vida escalerada. Sin tropiezos.
Una vida porcelanada, sobre muecas de gente bien y números de marfil. Todo recubierto de goma espuma para no lastimarse.
Salvo, claro, “Ainsi ton ame qu’incendie l’éclair brulant des voluptés S’élance, rapide et hardie, vers les vastes cieux enchantés.”
Un ritmo vacilante de cumbia se acalla en los destellos de la noche. Él no escucha nada. Sólo repite en mal francés sus versos sin sentido.
Ella, gimnasta olvidadiza pero inolvidable, revoloteaba jovial y antigua en su memoria. “Te soñé durmiendo un viscoso sueño”, dijo una vez al oído anguloso de él.
Y no entendió.
Y fue, quizás, el único peldaño que no supo escalar. gris, turbio, bailarín, soñador, confuso, pelotudo. Sólo le queda un salto, el salto que sube la gran escalera donde descansa la Vieja Descarnada.
“¿Querés saber qué es la Locura?”, balbuceó extasiada, lamiendo su oreja, “Es la raíz cuadrada de tu infinita mediocridad, encerrada en la secuencia horrible de tu cotidianeidad. A eso, restale la realidad lógica”.
Se supo imbécil, un sueño incomprendido, pero tenía esa sensación, esa efímera sensación, inasible, fugaz, finita, comprendida.
Ese truco de engañadora, de maga que su ilusionista púgil compañera, dama dragón veneno, un cuerpo todo humo de cigarro, ella, jugaba ese truco houdinesco constante.
Y, así, lo único tangible, real, concreto, se difumó un día. O una tarde. O un mes. O una noche. Y él no lo supo. No lo notó.
Y, así, en el eterno Azul, se va perdiendo, yéndose, lento, sin dar cuenta de lo que no hizo, de lo que no siente, de lo que no tiene, de lo que no se atreve, así, vivo, se va. Silente, tonto, vivo, se va.
Lucas G. López Martín
muerto 001

Anhedonia


anedonia
Puede ser que se necesite de algún adjetivo anormal para justificar su falta de interés a las acciones comunes; porque eso de andar socializando con personas no es su fuerte, como tampoco le importa escucharlas como asentir a sus dichos y objeciones sobre la cotidianeidad. Creo que la Sin Nombre divaga en sitios de bibliotecas inexistentes porque varias veces tropieza en la vereda por culpa de los abrazos acalambrados del silencio.
Sucede que cuando los días vienen vestidos de tiempos aletargados y seducidos por el insomnio, llora ahogándose contra el tercer árbol del jardín, asustando a las promesas, espantando a las caricias, remordiendo a la sutileza de la belleza que intenta adorarse en ella. Y todo se convierte en estaciones sin meses fijos, porque no hay forma de verla sonreír o que esboce algún brillo en los ojos;para enterarse si sus sentidos funcionan al unísono no hay parámetros que se le apliquen o test que descarguen un estado emocional que se vuelva sinónimo de medicamentos crónicos.
Es rara, extraña, lela, introvertida, miedosa, rutinaria, quejosa, malhumorada; es un componente de depresión, angustia,insatisfacción, pero sobre todo, por lo que mejor se la define es por su inapetencia social.
Un chapuzón mental para que las palabras se refresquen con la sangre que sube ritmicamente hacia la cabeza que se hace hacia un costado y vuelve al centro mientras sus ojos son azotados por una lluvia de pestañeos; un chapuzón para tratar de soltar las palabras que aún tiene amarradas en las orejas.
Y hasta que esto no suceda, la Sin Nombre se seguirá encerrando en el baño bajo llave, le va a dar asco día tras día el olor de su propio cuerpo, se descompondrá por cualquier circunstancia donde deba fundamentar el por qué de su actuar, vomitará las tardes en que escuche la canción dedicada y se atornillará a sus rodillas cuando golpeen la puerta de la casa.
No habrá nadie, no hay nadie y la Sin Nombre siempre juega o se muestra una Nadie con todo una nada encima por catalogar
Hay momentos en que se duerme donde esté aunque no sepa cómo llegó hasta ése lugar, otros que deambula por el supermercado, días en que silba la misma tonada y noches en que la luz no se apaga; y luego ya no hay momentos: porque se ahoga en los libros, nada acalambrada en falsedades y se otorga la pena de asentir por aquellas cosas que los demás esperan.
Y ella condenada a un gesto expresivo tan triste , lo único que espera es la frigidez de los segundos acalambrando al tiempo: así se vuelve invisible y ni siquiera tenga que soportar en ecos las palabras que se descosen cuando la nombran; y espera, sangrando dolores, que los ciclos temporales se desvanezcan y ardan en infiernos celestiales así nadie, nadie, nadie intente describirla.

Pobrecita.

El hombre de dos corazones


Hay una historia, tal vez dos, que hablan de ella. El resto, los enlaces con otros seres vivos, se han ido borrando en el mar de la poca importancia. En su vida se había cruzado con demasiadas personas irrelevantes, casi tan insignificantes como ella misma, y nadie había guardado algún recuerdo de sus encuentros. Así, si alguien se interesaba, tenía que leer la historia en su viva voz, escuchar todos los laberintos recorridos hasta llegar al momento de su no muerte. Pero, ¿quién sabía de ella? ¿Quien le preguntaría por su no existencia?

Solo él. Tal vez recordase un algo, una anécdota, un beso furtivo que aun no ha malgastado, o caricias que no se confundan con otras caricias. Si es así no lo demuestra; baila sobre el mundo como si nunca hubiese coincidido con aquella sombra. Tiene dos corazones pero que importa quién se lo regalo o si aquellos besos son de otro, le alegra en los días grises y eso es suficiente. El nombre de la que fuera su dueña tanto da si ya no le pertenece, si puede venderlo por otro cualquiera más joven y fresco.

A veces, ella, fingía ser un alguien que no habitaba en su interior. Se daba importancia para que la mirasen y escribía capítulos que podían ser vagamente recordados. Pero no era su historia, era una obra de teatro en la que aparentaba conservar un corazón latiendo la misma pesadumbre, marcando los mismos silencios y amarguras. Esos días era poca la realidad que se le escapaba de entre los labios. Dibujaba un corazón sobre cartón grueso y lo pintaba de fuego antes de colgarlo bien visible en la solapa, que todos pudiesen respirar su personaje y lo quisieran aún sin conocerla. Cuando terminaba la pantomima quemaba su disfraz sobre el viento, para que una de las dos pudiese paladear la libertad, luego se condenaba a media vida de no coger las llamadas, enviar el spam a la papelera y a escribir una y mil veces ” Jamás volveré a salir de mi mundo”. Cuando vuelven a olvidarla construye otro pequeño poema sobre el cómo hacer llevadero lo insoportable. – Estas loca- por eso se fue. Se marchó llevándose hasta el hueco de su dolor. Llegó tan lejos que, a tanta distancia, solo podía odiarle- No me busques.

Las noches de luna llena el hombre lobo era amable- Ven- y ella rechazaba sus, para los tiempos que corren, buenas intenciones. Solo quería comer un poco pero ella era demasiado complicada. Tenía que esperar la dulce muerte y no tenía tiempo de llorar otros huesos. Siempre que la segadora llamaba a su puerta era buscando a alguien con un corazón prendido a la solapa.- Los fantasmas- solía explicarle- no me pertenecéis.- De nada servía que insistiera en ser la misma chica, la muerte se iba sola, sin encontrar a la difunta adecuada.

Alguna vez estuvo tentada de no borrar el disfraz, dejarse atrapar por el frío toque. Pero no soportaba la idea de que alguien reconociese el cadáver de quien no era o, más bien, que no supiese el hombre de dos corazones a quien pertenecía. Aun esperaba que entrasen sus dos latidos para poder fundirse, jamás regresaba. – Sabes- un día la muerte tuvo un ratito- Llevo siglos viniendo a por tus extraños compañeros de piso. Nacen y desaparecen por arte de magia. Nunca puedo matarlos y tu quieres que te coja a ti por ellos, eres muy rara. No creo que vuelva nunca más por aquí a perder el tiempo.- También se fue el hombre lobo enamorado de la libertad. No le Prohibió seguirle pero ella tenía la cabeza perdida y no se dio cuenta. Tampoco le prometió no regresar. Se llevo la mano al pecho agujereado y sintió el recuerdo de una palpitación que pugnaba por volver a llenarla. Cogió tijeras, cartón, pintura y un imperdible. Escondió su vacio tras la manualidad y miro a su alrededor, no había nadie. En la calle la gente parecía ignorarla- son ciegos- le dijo el viento.

– Entonces, tu- pero se marcho deprisa por que no quería cuentas con ella. Había visto demasiadas veces como se había dejado amar con un capricho y luego había desaparecido, todos los ciegos lo habían visto. Nadie se le acerco y aquella noche durmió sola. Lo intento un par de veces más antes de escribir su nombre con cuchillas por todo el cuerpo. Pero ella cumplió su palabra, no apareció.- Llamas a la muerte equivocada- le dijo la puerta cerrada- ella no vendrá. Ni ella ni al que deseas- luego perdió un poco más la cabeza y se sentó a no esperar nada.

Cuando volvió el hombre lobo solo fue una pequeña visita por los viejos tiempos.- sigh, niña mía, que hambre me vas a hacer pasar, que bonito corazón de papel se te pudre a los pies. ¿Me lo dejaras comer esta vez?- con una risita juguetona le dijo que no- Bueno,- se conformo el animal- tampoco sería suficiente para saciarme, es pequeño como el de verdad. Busque a tu amigo para ver si él me dejaba arrancárselo.- De repente ella comprendió el horror y escribió el pánico de lo que pensaba en su rostro- oh, no te preocupes. Fui a matarle pero ya estaba muerto cuando llegue, ha pasado demasiado tiempo para únicamente dos corazones. Yo quería liberarte de su carga pero tú ya eras libre, no te hacía falta.

De repente ella había contado todas sus arrugas, había sumado los años, la espera y, todo, pareció demasiado para este final.- ¿está muerto?- susurro. Pero eso ya no iba a cambiar nada.

Laratagris Gris

Ilustración María José Daffunchio

Ilustración María José Daffunchio